Itzamná o Zamná

  Varios de los dioses significativos en los códices post-clásicos se pueden identificar en los monumentos mayas mas antiguos. El más importante de ellos fue Itzamná, la deidad maya suprema, quien fue considerado como el creador. También como el señor de la noche y del día, del fuego y la tierra. En los ceremoniales, se representaba en forma de serpiente en las armas sujetadas por los gobernantes mayas en las estelas clásicas.
    Se le representaba en los códices como un anciano de mandíbulas sin dientes, carrillos hundidos, nariz aguileña y algunas veces barbado. Se le atribuye la invención de la escritura, del calendario.
Él representaba frecuentemente a cuatro dioses llamados Itzamnás, quienes fueron asociados con los puntos de la brújula y sus colores: este rojo, norte blanco, oeste negro y sur amarillo, al igual que otras deidades mesoamericanas. Posiblemente también se manifestaba como Ahau o Kin Ich Kakmo, el dios del sol.